viernes, 1 de julio de 2016

A modo de poética



No abandono nunca
mi llaga de silencio y peso
o por ahí, los gatos menores y cursis,
una gata centáurica y rara
que pasea por caminos de escarpadura
y lagartos y lo mira todo
con ojos de niña lista por encima
del mogollón de replicantes.

Mi cuarto, de unos quince metros cuadrados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada