viernes, 19 de septiembre de 2014

El día que te vi

El día que te vi en mi viejo planeta,
un 20 de septiembre,
un hombre no se sentía solo cuando todo se incendiaba.
El día que te vi se conocían
421. 362 hombres y mujeres
acompañándose como un tiempo más largo.
115. 000 parejas se casaban.
101. 232 escribían cartas y sollozaban.
El día que te vi millones de personas recordaban
su cuerpo y sus tareas: cientos de manos ordenaban la tinta
como un mar que se peina.
En el instante que te vi mi libro iba por libre,
7. 000 millones de corazones palpitaban
y el amor resucitaba caricias a un millón por minuto
en diferentes partes del mundo.
Precisamente el día que te vi, un rumor de aves se acercaba,
recordaba aquellos versos del viejo Benedetti:
"No te quedes inmóvil / 
al borde del camino /
no congeles el júbilo / 
no quieras con desgana".
El día que te vi la gente no se sentía observada.
344. 556 personas levantaban la mirada del teléfono
y buscaban la vida en otra parte.
Éramos otros y mejores porque todo nos curaba
a pesar de las heladas. O por eso.
La realidad y el deseo eran dos hermosas fieras.
El día que te vi alguien tosía, lloraba, imprecaba, se aproximaba,
perdía, recuperaba, recordaba.
1512 gatos intranquilos paseaban bajo unas rodillas.
El día que te vi los escoceses decidían convocar un referéndum.
Con todo y con eso, el minuto que te vi en mi viejo planeta,
a las puertas de la tarde estábamos vivos y en rebeldía,
un muchacho gritaba tu nombre al otro lado de la calle
mientras crecía sin abandonar los sueños.
Mi corazón latía 100 veces. Ardientes supernovas
iluminaban dos rostros.
El día que te vi fue primavera.


Sabes quien soy

Sabes quien soy si sabes que me gustaría que hiciéramos las cosas
que mis poemas dicen cuando no tienen nada que decir.


martes, 16 de septiembre de 2014

Melancholia. Haikus para una recién llegada





                                                   Miro tu cuello
                                                  rebelador con be.
                                                     Perplejidad.



                                                   Un hombre pinta
                                               la eternidad doméstica.
                                                     Es Caillebotte.



                                                    Deprisa el mundo
                                                 sin tiempo para verte.
                                                      Flor del arcén.





                                                       Sale en la tele
                                                   el danés Lars von Trier.
                                                        Melancholia.



                                                        Solo tus ojos.
                                               No hay lumbre más ardiente.
                                                       salvo Antares.



                                                       Así que es esto.
                                                    El color a incendio
                                                        de tu arboleda.




                                                          Casualidad:
                                                       la luz de supernova
                                                       alumbra un rostro.



                                                       Con tu mirada
                                                      de Lolita perdida.
                                                     Por fin te encuentro.